Hoteleros y gastronómicos piden ley de emergencia ante el riesgo de cierres y quiebras

Los establecimientos gastronómicos y hoteleros de todo el país realizaron éste jueves el denominado “mantelazo”, que consistió en tapar sus carteles con sábanas y manteles para pedir por la ley de emergencia económica al sector turístico. Para los empresarios es “dramático el cuadro financiero” que atraviesan a raíz de la cuarentena.

“Fue una movida para mostrar que estamos quebrados, tanto los hoteles como los restaurantes. Estos 104 días sin poder trabajar de una manera normal para nosotros es la quiebra y esto no significa que estemos en contra de las medidas sanitarias que se toman pero sí necesitamos medidas que realmente nos alcancen como sector”, dijo Gustavo Ammann, presidente de la Asociación Empresaria Hotelera y Gastronómica de Neuquén (AEHGN).

“Necesitamos una ley de emergencia, y que los legisladores del MPN tomen conciencia de la situación límite en la que estamos”.

“Necesitamos salvaguardar a las empresas. Se tomaron medidas para cuidar el empleo, pero sin empresas no hay trabajo y nuestra situación es terminal. Necesitamos de manera urgente una ley que ampare al sector. Necesitamos una ley provincial urgente.”, puntualizó Ammann.

Los empresarios, tras conocerse las nuevas restricciones, lamentaron que de no de haber un repunte esperan cierres de locales durante este mes.

Desde el gremio gastronómico no saben con precisión cuántos son los locales que están cerrados por las restricciones o los que están con las persianas bajas de manera definitiva. Pero según un relevamiento realizado en los últimos tres meses, unos 1.300 empleados de bares, restaurantes y pubs se quedaron sin trabajo en Neuquén. Solo en los meses de abril y mayo hubo un promedio de despidos de mil personas y en junio se sumaron alrededor de 300 más.

La prolongada cuarentena por el coronavirus les impidió a muchos propietarios de locales gastronómicos mantener la actividad en términos normales. Algunos despidieron al personal, otros cerraron las puertas definitivamente. Desde el gremio estiman que, de extenderse la cuarentena, la pérdida de empleo en el rubro seguirá aumentando.

La gran mayoría de los propietarios de bares y restaurantes de Neuquén mantiene la incertidumbre sobre cuánto tiempo más durará la cuarentena y si podrán soportar los pagos de servicios, sueldos y alquileres que se van acumulando mientras pasan los meses.