PlanQuinquenal_1100x100

publicidades.imagen.a624ca4c3f2fbaeb.696d6167656e2e706e67

Argentina pagará un precio “de emergencia” por el gas boliviano

Energía 07 de abril de 2022
El gobierno de Luis Arce se comprometió a entregar 14 millones de metros cúbicos diarios en el invierno, el mismo volumen que en el invierno pasado; este monto podría ascender a 18 millones, si Brasil no necesita de tanto gas.
ALBERTO BOLIVIA
Los precios que se pagarán oscilan entre US$8 y US$18 el millón de BTU

La visita del presidente boliviano, Luis Arce, obligó a los equipos técnicos de Energía de ambos países a acelerar las negociaciones por la provisión de gas para el invierno. Según lo que se estaba discutiendo, Bolivia no solo mantendría el mismo volumen de gas que despachó en el invierno pasado, sino que hasta se firmaría una intención de enviar más gas, en caso de que Brasil no lo necesite.

Al ser un contrato cuyo precio está atado a los valores internacionales del petróleo, la Argentina pagará más en comparación con lo que estimaba a comienzo de año. Sin embargo, significaría un ahorro significativo en comparación con los precios que debe desembolsar por el gas natural licuado (GNL) que se importa por barco.

Según fuentes oficiales cercanas a la negociación, Bolivia entregará en el invierno (en el pico de demanda) 14 millones de metros cúbicos diarios (m3/d), el mismo volumen que en 2021. Sin embargo, habrá dos precios escalonados. Por los primeros 10 millones de m3/d, se pagarán entre US$8 y US$9 el millón de BTU (medida inglesa que se utiliza en el sector), mientras que por los 4 millones restantes, el precio se duplica y podría alcanzar los US$18.

Adicionalmente, Bolivia le dará prioridad a la Argentina para entregar 4 millones de gas extra y alcanzar un volumen de 18 millones, si Brasil no los necesita, a un precio también de US$18. “El país tendría prioridad ante cualquier empresa privada de Brasil. Se firmará por estos 4 millones de m3/d un contrato interrumpible”, explicaron en el Gobierno.

El año pasado, la Argentina pagó en promedio US$6 el millón de BTU por el gas de Bolivia y, para este invierno, la Secretaría de Energía había estimado un precio promedio de US$7,5. En el verano no se creía que Rusia finalmente invadiría Ucrania y que el valor del GNL se dispararía por arriba de US$40, aún más de lo que ya lo venía haciendo a fines del año pasado, por la salida de la pandemia y la mayor demanda internacional. Con relación a lo que la Argentina se ahorra si ese gas llegara por buque, el Gobierno calcula que cada metro cúbico extra que entrega Bolivia es un ahorro de US$9.000 por día, si se considera un precio de GNL en alrededor de US$35.

“El precio del gas boliviano responde a una indexación a los precios internacionales del petróleo y derivados con rezago. Se está negociando una adenda para repetir un suministro de 14 millones de m3/d en el invierno con US$8 de contrato para los primeros 10 millones y un precio mayor, de US$18 para el resto. Esta introducción de precios no lineales resulta adecuada por una cuestión de incentivos de provisión dada la naturaleza interrumpible del tramo por encima de los 10 millones m3/d. La oferta boliviana ha mejorado recientemente gracias a las mayores lluvias en Brasil”, explicó en un informe Fernando Navajas, economista jefe de FIEL.

La confirmación de que Bolivia se comprometerá a entregar 14 millones de m3/d fue festejada en el Gobierno, ya que se temía que el gobierno de Arce disminuyera a 10 millones el volumen debido a la declinación de producción de sus pozos gasíferos y a la mayor demanda por parte de Brasil. De hecho, en 2020, Bolivia entregó 20 millones de m3/d en el invierno, pero disminuyó 30% su oferta en 2021, lo que obligó al país (entre otras causas) a traer el segundo buque regasificador a Bahía Blanca.

En el invierno, la demanda total de gas aumenta de un promedio de 130 millones a 180 millones de m3/d. Según las proyecciones de la Secretaría de Energía, se estimaba cubrir ese consumo con un 73% de producción nacional (cuyo precio es de alrededor de US$4,5 el millón de BTU), 9% por parte de Bolivia y el 18% restante con GNL, aunque este cálculo cambió por la disparada de precios internacionales y la escasez de reservas en el Banco Central.

La Argentina tiene emplazados dos buques que regasifican el GNL que llega por buques. Uno está en el puerto de Escobar, que tiene un máximo de capacidad de regasificación de 22 millones de m3/d, y el otro en Bahía Blanca, que puede regasificar hasta 15 millones.

Al momento, la empresa estatal IEASA (ex-ENARSA), encargada de los detalles de la negociación con Bolivia y de las compras de GNL, adjudicó ocho buques (cinco para Escobar y tres para Bahía Blanca) por valores de entre US$35 y US$45 el millón de BTU. La operación le costó al Tesoro alrededor de US$800 millones, cuando el año pasado había pagado US$1100 millones por los 56 barcos que adjudicó para todo el invierno.

Para este año, el Gobierno esperaba contratar 74 buques, pero, dados los nuevos valores del GNL, se calcula que, con suerte, se podrán comprar 50 cargos, lo que hará que falta gas en el invierno, ya que la actividad económica es mayor a la del año pasado.

Declaración conjunta. El presidente Alberto Fernández y su par boliviano acordaron “avanzar en la consolidación de la agenda energética bilateral, la cual conlleva, entre otros puntos, garantizar el suministro de gas en volúmenes significativos para la presente gestión”, según indicó el Ministerio de Economía en un comunicado.

Los presidentes coincidieron en la importancia de realizar acciones concurrentes para que el contrato de compra venta de gas natural entre YPFB (la petrolera estatal de Bolivia) e IEASA refleje un nuevo régimen de entrega, que garantice 14 millones de m3/d y priorice al país con volúmenes adicionales en el período de invierno en función de la disponibilidad. Además, se acordó “el cese de derechos y obligaciones antes de la gestión 2025, a cuyo efecto encargaron a los ministerios y entidades responsables concretizar los documentos correspondientes”.

“Finalmente, acordaron avanzar en el análisis de las oportunidades de inversión para YPFB en Vaca Muerta y trabajar de manera conjunta en la identificación de alternativas de suministro de hidrocarburos líquidos en procura de la seguridad energética de ambos estados”, concluyó el texto Economía.

GAS BOLIVIAArgentina pagará más caro el gas si Bolivia garantiza abastecimiento

 

 

 

 

 

cinco 2022

Arquitectos

450x650-saborea-vivi-NQN-ME-ENAMORA

GUALTIERI-300X250-COMPRA VENDE ALQUILA

450x650-pasea-divertite-NQN-ME-ENAMORA

MARIO-CRIADO-350-OK