PlanQuinquenal_1100x100

publicidades.imagen.a624ca4c3f2fbaeb.696d6167656e2e706e67

Neuquén quiere ampliar el horizonte productivo de la PIAP

Energía 30 de junio de 2022
La Provincia presentó ante Nación una propuesta para la planta de agua pesada mediante la instalación industrial multipropósito en Arroyito.
PIAP4
La PIAP se visualiza como una instalación industrial multipropósito.

El gobierno provincial presentó ante la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) su propuesta de ampliación del horizonte productivo de la Planta Industrial de Agua Pesada (PIAP), mediante la instalación industrial multipropósito en Arroyito.

Al término del encuentro en Buenos Aires, el ministro Jefe de Gabinete, Sebastián González, afirmó que “la propuesta provincial fue bien recibida” por la presidenta de CNEA, Adriana Serquis, y el gerente general, Daniel Bianchi y remarcó que “hay coincidencia en que es preciso buscar opciones que amplíen el espectro de producción de la planta”.

Al respecto, el jefe de Gabinete explicó que “ellos proponen reservar una de las dos líneas de producción de la PIAP para abastecer las 100 toneladas que va a necesitar el plan nuclear argentino en los próximos 10/15 años. Y están de acuerdo en que a la otra línea de producción le busquemos en conjunto opciones de producción.”

La propuesta neuquina toma en consideración el contexto actual –caracterizado por el desarrollo e industrialización de Vaca Muerta y las oportunidades que brinda el proceso de Transición Energética- que genera, en conjunto, un escenario que puede ser propicio para garantizar que la PIAP vuelva a tener un rol protagónico, sobre la base de una cartera de productos estratégicos en la que, al agua pesada, se le incorporen el amoníaco, los fertilizantes y el hidrógeno, configurando así una instalación industrial multipropósito única en el mundo.

Al término del encuentro, en el que participaron también el ministro de Energía y Recursos Naturales, Alejandro Monteiro – director por provincia en la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería (ENSI), que opera la PIAP- y José Brillo, presidente de la agencia ADI-NQN, quedó en evidencia que para los funcionarios nacionales la opción más factible es la producción de fertilizantes. En segundo lugar, la de amoniaco y en tercer lugar la de hidrógeno. Estas últimas dos a escala piloto para ir probando su potencialidad.

“Para estimar la factibilidad técnica y económica de estas tres opciones, hay que actualizar el estudio de HALDOR-TOPSOE, que está referido solo a producción de fertilizantes e incorporarle el análisis de amoniaco e hidrógeno”, indicó el ministro González.

Además, destacó la intención de involucrar a Y-TEC en la realización de esos estudios. La expectativa entonces es consensuar un acuerdo tripartito entre Provincia, CNEA e Y- TEC para hacerlo y buscar financiarlo con las alternativas que estén disponibles entre las cuales figuran el Ministerio de Desarrollo Productivo y Ministerio de Ciencia y Tecnología y el Consejo Federal de Inversiones (CFI).

La propuesta neuquina para pensar y concretar una instalación multipropósito que aproveche al máximo las capacidades y potencialidades de la PIAP es una invitación al trabajo en equipo y a la unión de esfuerzos en pos de un objetivo estratégico superior, según expresó el gobernador Omar Gutiérrez al confirmar la reunión a la que asistieron los funcionarios neuquinos.

Para avanzar en ese sentido se acordó constituir un grupo de trabajo entre la Provincia y la CNEA para comenzar a elaborar los términos de referencia para esos estudios e ir coordinando las demás cuestiones derivadas de ello, como la búsqueda de inversiones o de financiamiento para llevarlos a cabo, entre otros aspectos.

Además, el gobierno de la Provincia del Neuquén explicitó su intención de eximir de impuestos provinciales a la PIAP y a gestionar junto a la CNEA un acuerdo con la empresa YPF para obtener la provisión de gas a valores promocionales, en lo que respecta a la producción de agua pesada y posteriormente de los demás productos incluidos en el plan de ampliación multipropósito propuesto. Sobre estos dos puntos en particular, González afirmó que “las exenciones impositivas y gestiones por el gas para cuando entre en producción, fueron agradecidos y valorados”.

Por último, el ministro informó que invitó a la presidenta de CNEA a visitar Neuquén en las próximas semanas para continuar avanzando en estas gestiones.

El proyecto neuquino. La PIAP es propiedad de la CNEA y es operada por la Empresa Neuquina de Servicios de Ingeniería (ENSI), una sociedad conformada entre la CNEA y la Provincia que tiene la mayoría accionaria. Fue construida en la década del 90, con una inversión cercana a los 1.000 millones de dólares, para producir 200 toneladas de agua pesada al año, lo cual la convirtió en una de las plantas más grandes del mundo.

Nació para producir ese insumo que se utiliza como amortiguador de radiaciones y refrigerador en las centrales nucleares y realizó ventas internacionales, pero dejó de producir en 2017 por la ausencia de demanda. No obstante, presenta una serie de ventajas tecnológicas que la convierten en una alternativa inmediata para pensar nuevas estrategias de agregado de valor industrial. Además, sus instalaciones y equipos se encuentran en un estado de conservación óptimo gracias a planes de mantenimiento.

Respecto de las posibilidades que se abrirían a partir de la conversión de la PIAP en un complejo industrial multipropósito, se destaca que posee una unidad de síntesis de amoníaco de 4.000 toneladas diarias, que puede utilizarse parcialmente para producir amoníaco destinado a la elaboración de fertilizantes u otros productos como el hidrógeno.

En la PIAP se podría producir hidrógeno, verde o azul, según se trate de obtenerlo del agua del lago Arroyito o a partir del gas natural respectivamente, y amoníaco, también verde o azul por los mismos motivos.

Para obtener estos productos es necesario instalar una planta de reforming alimentada por gas natural. Si se tomara la decisión de producir hidrógeno por electrólisis del agua del lago Arroyito, este hidrógeno sería verde y consecuentemente podría alimentar el reactor de amoníaco para producir el amoníaco verde.

La inversión para convertir esta planta en productora de amoníaco y fertilizantes se estima en un 30 % menor que una planta de fertilizantes de escala internacional, y sus costos operativos serían un 20% más bajo.

Respecto de los fertilizantes, si se pretende una producción de 900.000 o 1.000.000 de toneladas anuales de urea, se afectará una capacidad de producción de amoníaco de 1.600 toneladas por día.

La integración de los mencionados propósitos productivos trae aparejada una serie de beneficios por mejor aprovechamiento de ambas plantas, que redunda también en una reducción de los costos operativos, explicaron desde el gobierno provincial. Sin embargo, para alcanzarlos, se deberían operar las plantas en forma simultánea, dado que la parada en la producción de agua pesada invalida una parte importante de dichos beneficios.

En la integración de una planta de producción de hidrógeno, amoníaco, fertilizantes con la PIAP se logran ahorros muy importantes en la inversión, los que derivan en una menor componente de depreciación en los costos de inversión y en menores costos financieros. Además generará puestos de trabajo.

 

KOOPMAN INDUSTRIALIZACION ORIGENLa industrialización en origen sumó apoyo político en la Legislatura

cinco 2022

Arquitectos

GUALTIERI-300X250-COMPRA VENDE ALQUILA

MARIO-CRIADO-350-OK