HNS_viviendas_1100x100

publicidades.imagen.a624ca4c3f2fbaeb.696d6167656e2e706e67

El desarme de las LELIQ, el primer dilema de Milei

Zona Liberada 26/11/2023
Nuestro Lobo de Wall Street afirma que es necesario arreglar los desajustes macroeconómicos, fundamentalmente el pasivo del BCRA, asumir los escenarios de alta inflación, fuerte recesión económica, y seguramente tensión social. Hay que entender que si no hay un Plan de Shock, los escenarios de Híper o Plan Bonex estarán latentes con un mayor costo que pagaría la sociedad argentina ya que llevaría años restaurar la economía y duplicaría los índices de pobreza sin contar las empresas que podrían quebrar y llevar a un mayor desempleo.
LOBO DE WS
Para nuestro Lobo de Wall Street, sin Plan de Shock, los escenarios de Híper o Plan Bonex estarán latentes.

Para entender hacia dónde vamos, uno debería ver la historia argentina y preguntarnos como terminamos siempre con las mismas crisis en manos de los propios argentinos, o sea, la interminable fotografía de gastar por encima de las necesidades. Es cierto que uno puede endeudarse por encima de sus recursos, apostando al crecimiento o incluso ajustando para que esa deuda no se dispare, sin embargo la política argentina que ha gobernado el país en los últimos 60 años jamás pudo aprender la lección que ir a fondo tarde o temprano tendrás un final destructivo. 

La habilidad que cree tener la política argentina es administrar ese desorden en beneficio de una campaña política y de que no le explote al gobierno de turno, el gran mal que padece el país, porque cada año y medio los argentinos estamos frente a una nueva elección ya sea presidencial o legislativa, y los políticos desfilan en los medios aplicando campañas que terminan generando complicaciones en el andar de la economía. 

Podríamos simplificar que los argentinos somos rehenes de un modelo perverso que no nos permite planificar un país a largo plazo ya que la visión de la política no tiene horizonte más allá de estos plazos políticos donde está el foco de sus campañas. El resultado son las constantes crisis cuando el déficit ya es insostenible y cuando ya no tenemos más dólares en el BCRA. Este escenario es el que hoy enfrenta un nuevo gobierno. 

La pregunta que le sigue es que votó la sociedad con un resultado de 55,69% para LLA Vs 44,30% de Unión por la Patria, ganando en 20 provincias y La Ciudad de Bs. As con una elección en la provincia de Bs. As muy reñida resultado casi ganador, Unión por la Patria 50,73% Vs 49,26% de LLA. Dicho esto, qué pudo haber votado la sociedad, habrá pateado el tablero, apuesta a un cambio en la política, busca el gran ajuste que no nos lleve a una crisis terminal, o simplemente fue un gran mensaje a la política buscando que los impuestos que pagan los argentinos sean verdaderamente bien administrados?

La interminable herencia con la complicidad de todos los políticos, digo esto porque todos votan presupuestos que jamás se cumplen, que jamás se hacen responsables de ese voto y hacen que directa o indirectamente nuestros impuestos terminen licuados en constantes crisis, si uno comparara con el sector privado cuántos de estos políticos podrían estar a cargo de una administración de una empresa privada, sin embargo de uno y otro lado son responsables de nuestro impuestos, tal vez tengamos que aprender a ser más exigentes con nuestro voto y no dar tanta rienda suelta, en definitiva todos estamos ahora en la misma turbulencia.

Lo cierto que el país se encuentra en una grave crisis casi terminal, un BCRA quebrado con reservas netas de algo más de USD -14.000 millones Vs Pasivo en Pesos de $ 24 Billones sumados a la base monetaria de casi $ 7,7 billones. Uno entenderá de donde comienza esta gestión, además el atraso de precios relativos, atraso de tipo de cambio oficial,  interminables tipo de cambio, cepo a las importaciones que tiene una deuda por importaciones nacionalizadas de unos USD 44.000 millones y si sumamos dividendos y préstamos de empresas con sus casas Matriz en el exterior la deuda llega a USD 52.000 millones. Esto se lo conoce como Stock de deuda internacional, además 18,5 millones de argentinos bajo la línea de pobreza datos del INDEC (60% de los niños bajo línea de pobreza), un gasto incontrolable que se vio en el plan platita, sin acceso a los mercados de deuda internacional, sin cumplimiento de metas fiscales con el FMI y una inflación que estará viajando a un nivel del 300% en el primer semestre del año entrante, casi en puertas de convertirse en una nueva hiperinflación argentina.                                                                                                                                                                                                                         

Entendiendo la dinámica de las LELIQ

Milei viene repitiendo que el gran problema a resolver en lo inmediato para poder avanzar con el atraso de tipo de cambio, precios relativos y apertura del cepo que son los pesos que necesitan acceder a USD en el MULC -Mercado Único Libre de Cambio- para pagar y normalizar las importaciones debe atacar el problema de las LELIQ, letras de liquidación del BCRA. Como contrapartida son el espejo de los depósitos del sistema bancario, y que también se suman las operaciones de Pases -colocación de dinero a un día al BCRA- y NotaLiq que tienen vencimiento a un plazo de hasta 190 días.

Sin resolver este dilema, tendríamos dos escenarios nocivos ya que los pesos que estaban estacionados en LELIQ hoy los bancos están saliendo de ese stock que estaba colocado a 28 días para pasar a operaciones de Pases que están colocadas a un día, o sea, los pesos se asoman por la ventana. Esa salida de pesos al mercado expandiría fuertemente la “Base Monetaria” y solo tendría dos caminos, Plan Bonex o Hiperinflación, algo que Milei busca evitar desde el primer día de su gobierno.

Encapsulados estos pesos podría intentar unificar los tipos de cambio, acomodar los precios relativos y liberar el cepo, otro de los puntos relevantes ya que son ni más ni menos el equivalente a USD 44.000 millones. En contrapartida, el mercado -somos todos los argentinos- estará mirando el ajuste fiscal que es algo más de 5% del PBI, y el ordenamiento del balance del BCRA que son más de 8 Puntos de déficit sobre el PBI. 

Sin detenernos en detalle de lo que significa el ajuste fiscal el 80% del presupuesto del Tesoro Nacional, equivale a salarios de empleados públicos, jubilaciones, planes sociales, y subsidios a las tarifas públicas, algo que habrá que seguir con detalle de como se contendrá el sector social.

Milei ha decidido dar un giro importante sobre el futuro del BCRA, eso no quita que, en el futuro, resuelto el tema de las LELIQ sumada la entrada de USD del sector Agro a partir de Marzo/Abril, y con la llegada de algún crédito del FMI o Bancos internacionales, el proyecto de dolarización o cierre de algunas funciones del BCRA estén nuevamente en carpeta. 

En este sentido Milei ha decidido inclinarse por un banquero que ya pasó por estas funciones de Ministro de Economía y Presidente del BCRA como Luis Caputo, un funcionario que tiene muy buen dialogo con los banqueros argentinos e internacionales, fundamental para generar una ingeniería financiera y desarmar la bomba  de pesos que están dentro del BCRA, que sería el principal factor de riesgo para la Macro Argentina.

Dicho esto, el punto de inflexión es dejar atrás los dichos que Milei dejó correr en la anterior gestión de Macri del propio Luis Caputo quien le acercó un plan en plena campaña para atacar el problema de las LELIQ, y difiere mucho con los medios que intentan imponer a la sociedad que es un hombre de Macri, ya que la relación de Toto Caputo con el Ex Presidente terminó muy mal, algo reconocido por el mismo Caputo. 

La designación de Toto Caputo tiene que ver con la lectura que hace Milei para elaborar en confianza con los banqueros un plan que no generé una corrida bancaria, y que tampoco repercuta en los balances de los bancos, por lo que se sabe la primera reunión con los banqueros ha sido positiva, y podemos vislumbrar lo que se viene como ingeniería financiera para intentar desarmar el Stock de Leliq y recomponer el balance del BCRA. 

Como una primera visión, el mercado internacional compró para ver el ajuste que propone el presidente electo, y la respuesta fue una suba de un 40% para la deuda soberana internacional, subas generalizadas en las acciones argentinas en más del 20% destacándose YPF con una suba del 66%. Entonces cuales son las propuestas que se plantearon en la reunión con los banqueros, veamos:

1)       Se analiza algún “Canje Voluntario” de LELIQ contra un bono más largo que podría ser del BCRA, o del Tesoro Nacional. Si uno mira el balance del BCRA para limpiarlo debería ir por un bono del Tesoro, para esto se debería modificar ciertas normativas que permitan una tenencia mayor de parte de los bancos por la deuda pública y mostrar que el ajuste fiscal es viable, de lo contrario se preferiría asumir riesgo del BCRA. Al ser un bono del Tesoro podría darle liquidez en el mercado secundario, si no debería ser el propio BCRA quien de liquidez a esos títulos ya que habría un descalce entre la duración del bono y los depósitos bancarios. En esta propuesta no cambia mucho a la situación actual solo se modificaría la duración del bono a un mayor plazo, y el BCRA debería mantenerse activo para darle liquidez a los bancos en caso de una salida de depósitos.

2)       Conseguir financiamiento Externo que le permita capitalizar el BCRA y que éste cancele sus Pasivos. Para esta ingeniería financiera se podría analizar un fideicomiso con activos de ANSES del FGS -Fondo de Garantía de Sustentabilidad- que incluyen títulos y acciones de YPF entre otras, la cual ya no estaría en un plan de privatización. Más allá de esta ingeniería, el riesgo país es un escollo a la volatilidad de los títulos argentinos. Tampoco se debería descartar aportes del FMI, CAF y Qatar.

3)       Repagar las LELIQ y Pases con Letras o bonos voluntario del Tesoro Nacional hacia los propios  depositantes, también se debería analizar plazos y moneda, en este caso el BCRA podría dejar caer la tasa de plazo fijo y no acompañar la tasa de inflación de los próximos meses que haría que se desplomen los plazos fijos y además sacar a los bancos de la intermediación, el punto acá es si habrá garantía especial para esos títulos, si la ley es local o extranjera, y fundamentalmente debería mostrarse un fuerte orden fiscal que haga sostenida la demanda de los títulos argentinos.

4)       La última alternativa pero que no da con lo expuesto por Milei es algo de gradualismo, esperar que la estabilidad fiscal haga que el peso sea nuevamente creíble, retome la demanda de pesos pero ante una elevada inflación y con una tasa de referencia perdiendo contra la inflación estará latente la corrida cambiaria.

Resumiendo, se parte desde una grave situación MACRO, es necesario arreglar los desajustes MACRO fundamentalmente el pasivo del BCRA, asumir los escenarios de alta inflación, fuerte recesión económica, seguramente tensión social donde se necesitará una gobernabilidad social y entender que si no hay un Plan de Shock los escenarios de Hiper o Plan Bonex estarán latentes como escenarios secundarios, tener un escenario de hiperinflación sería el mayor costo que pagaría la sociedad argentina ya que llevaría años restaurar la economía y duplicaría los índices de pobreza sin contar la empresas que podrían quebrar y llevar a un mayor desempleo. El gran desafío de los argentinos comienza el 10 de diciembre.

El Lobo de WS

CAPUTO3Los primeros puntos del plan Caputo

Arquitectos

WhatsApp Image 2023-06-27 at 20.20.50

GUALTIERI-300X250-COMPRA VENDE ALQUILA

MARIO-CRIADO-350-OK

tcsS FINAL