PlanQuinquenal_1100x100

publicidades.imagen.a624ca4c3f2fbaeb.696d6167656e2e706e67

La sequía tendrá un impacto económico de US$13 mil millones

Agro 14 de noviembre de 2022
Las exportaciones del sector agropecuario caerán en más de US$ 11.000 millones debido a la sequía, las heladas y la caída de los precios internacionales. La falta de humedad ya provocó mermas en los cultivos de invierno, especialmente el trigo.
SEQUIAS
La falta de humedad en el suelo impacta sobre la siembra de maíz y soja.

La falta de lluvias y las heladas en los cultivos de invierno afectaron la producción de trigo, cebada y arveja. Y la prolongada sequía impactó en la siembra de maíz y soja. Así, los ingresos en materia de exportaciones del campo para el 2023 se proyectan en US$38.506 millones frente a los US$49.878 millones de la campaña anterior; una caída de US$11.372 millones en divisas, según estimó el analista de mercados, Pablo Adreani.

El telón de fondo es la peor sequía en la historia reciente, las recurrentes heladas durante octubre y la primera semana de noviembre. Esos fueron los principales factores que influyeron en la caída de la producción y de los saldos exportables, no solamente de trigo sino también de soja, maíz y otros cereales.

Especialistas del sector agropecuario explicaron que son eventos climáticos extraordinarios, que esta situación climática se dio en contadas ocasiones, como en 1975 cuando se produjo el “Rodrigazo” y en la crisis de 2001, dos momentos históricos, de alto impacto en la economía argentina.

“Este escenario se ha repetido en otras oportunidades” dijo Natalia Gattinoni, licenciada en Ciencias de la Atmósfera, que trabaja en el sector de Agrometeorología del Instituto de Investigación Clima y Agua del INTA Pergamino, en diálogo con TN. Y agregó: “Los modelos hoy están indicando un alto porcentaje que continuemos en el inicio del verano con este fenómeno principal que es el Niño, en su fase fría que es la Niña. Fuimos informando sobre el panorama que estamos transitando, esta escasez hídrica que tiene la región (zona núcleo) y la pregunta de los productores es como seguíamos. Mirando los datos históricos nos dice que no nos favorecen las precipitaciones en los próximos meses”.

La falta de humedad en el suelo impacta sobre la siembra de maíz y soja, que en ambos casos viene demorada. “Este año en particular la siembra temprana quedó descartada porque no llovió, eso rara vez había ocurrido, en otros años había algunas lluvias y la gente sembraba”, lamentó la doctora María Elena Otegui, investigadora del CONICET en el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) Pergamino y profesora de la Universidad Nacional de Buenos Aires.

En diálogo con TN, explicó que “en general cuando hay un nivel de incertidumbre importante, frente a la Niña uno no puede decir haga esto o haga aquello. Cuando hay una certeza un poco mayor puede tomar un recaudo para tomar decisiones de manejo de los cultivos”.

En ese marco, Adreani proyectó que el ingreso de divisas de los cinco principales cereales, forrajeros y oleaginosos (trigo, maíz, sorgo, soja, girasol, aceites y subproductos), tendrán una reducción de US$8.766 millones, pasando de US$42.034 a 34.182 millones. Implica que estos productos son responsables del 77% de las bajas proyectadas en el ingreso de divisas en el total del 2023.

El ingreso de “dólares frescos” en concepto de las retenciones a las exportaciones, se verá reducido en US$1.984 millones, pasando de US$9.853 millones en el 2022 a US$7.869 millones proyectados para 2023, remarcó.

Toda esta demora en las siembras implica menores rindes proyectados. En el caso del maíz de siembra temprana que no se ha podido sembrar, la caída de los rindes en relación a los maíces de siembra tardía o de segunda es de unos 4.000 kg/ha. En el caso de la soja, debido a su diferente reacción al nivel de luz solar, cada semana de atraso en su siembra implica menores rindes potenciales en la cosecha.

Adreani estimó que hoy quedan en manos de los productores 9 millones de toneladas de soja sin vender, equivalentes a US$5.400 millones. Y concluyó que “a juzgar por la estrategia de venta de los productores no piensan vender un kilo de soja hasta que el horizonte cambiario se despeje” o el gobierno implemente un nuevo dólar soja, tomando la devaluación del trimestre, es decir a un precio mayor que los $200 de septiembre.

 

FRUTICULTURA HELADAS6"El 62% de la superficie agrícola de Neuquén está afectada por heladas"

cinco 2022

Arquitectos

GUALTIERI-300X250-COMPRA VENDE ALQUILA

MARIO-CRIADO-350-OK